pellets-blog-energy-biomasa

Las estufas de pellets se han convertido en una alternativa para calentar el hogar de una forma más económica en cuanto a consumo de materiales de combustión, proporcionando un calor más económico y sostenible con el medio ambiente.

Es una alternativa a estufas de carbón o leña, ya que generan menos residuos y generar menos emisiones nocivas, consiguiendo un aporte calorífico parecido al que podemos lograr con estos otros combustibles.

Como alternativa a opciones como el gas natural, a pesar de la comodidad que supone una caldera de este tipo, son recomendables desde el punto económico, sobre todo por el valor del combustible, a la vez que el impacto medioambiental que supone tanto el conseguirlo, como el quemarlo.

Por eso creemos que para que te acabes de convencer de adquirir una estufa de pellets como alternativa otro tipo de estufas, lo mejor es que conozcas cómo funcionan y ver los resultados que se obtienen con ellas.

El funcionamiento es bastante sencillo y se basa en el mismo sistema que puede tener una estufa de leña o de carbón. Esperamos que después de haber leído este artículo, tengas clara las razones para convertirte en el propietario de una de estos elementos que además de calentar tu hogar puedes encontrar modelos bastante estéticos.

Partes de una estufa

Para poder obtener el mejor rendimiento a una estufa de pellets, lo primero que debemos conocer son todas las partes y mecanismos de la propia estufa, así comprenderemos en todo momento del proceso de almacenaje, quemado y evacuación de humos de la estufa y en el caso de avería, podamos detectar dónde reside el problema y más o menos, saber cómo solucionarlo.

Las estufas de pellets están compuestas de diferentes partes, las cuáles son:

partes-estufa-pellets-blog

  • Almacén de pellets
  • Tornillo sinfín
  • Cenicero
  • Resistencia
  • Salida de evacuación
  • Turbina
  • Rejilla de salida.

Vamos a ver cada una con más detalle

El almacén de pellets puede ser interno o externo, aquí depende del modelo de estufa que hayamos adquirido. En la actualidad existen modelos que permiten el almacenamiento e inserción de pellets mediante sistemas electrónicos, de este modo, nos despreocuparemos de estar rellenando constantemente el cajetín para ese proceso. El inconveniente lo tendremos en que estos aparatos son muy voluminosos y quizás no sea la opción más recomendable para un hogar de dimensiones pequeñas.

Sin embargo, todas las estufas de pellets tienen por defecto un cajetín interno donde podremos ir volcando el combustible para un uso diario normal.

De este modo podemos evitar tener que abrir la estufa para introducir más material para su combustión, reduciendo así el peligro de sufrir cualquier tipo de quemadura o percance durante su manipulación, convirtiendo este tipo de estufas en un aparato más seguro.

A través del tornillo sinfín se volcarán los pellets hacia el cenicero para que se produzca la combustión. Este tornillo identificará la cantidad justa que debe caer.

El pellet cae por el tornillo hacia el brasero que es donde se va a realizar la combustión del material, dejando caer los residuos materiales generados en el cenicero.

quemando-pellets-blog-energy-biomasa

Para poder a quemar el pellet que cae del depósito, primero debe estar encendida, y para ello, estas estufas incorporan una resistencia que sirven para ese primer encendido y quemar los primeros pellets.

Una vez encendido los pellets, se producirá calor, ceniza, humos y gases. Ya hemos visto que la ceniza caerá en su depósito correspondiente, mientras que el humo y los gases se evacuarán a través de la chimenea, que debe estar, según la normativa, por encima de la cubierta de la vivienda. Esta parte es fundamental y debe permanecer siempre en un estado óptimo para el buen funcionamiento de la estufa, ya que, de no ser así, nuestra salud podría correr riesgo de intoxicación.

Con la estufa ya encendida, estos sistemas disponen de una turbina para impulsar el aire, es decir, para recoger el aire exterior de la estufa y expulsarlo, pero ya caliente. De este modo, generará una presión negativa en el interior de la estufa que mejorará el funcionamiento de la estufa.

Por último, tenemos la rejilla de salida del aire caliente, que es por donde, obviamente, saldrá el aire que calentará la estancia o el hogar.

Como ves el funcionamiento básico de la estufa es prácticamente igual al de cualquier estufa convencional, donde resida quizás alguna diferencia sea en el sistema de regulación de temperatura, ya que de esta manera se permitirá el paso de una mayor o menor cantidad de pellets para conseguir esa temperatura deseada.

Mantenimiento de la estufa de pellets

Como ya hemos comentado con anterioridad, las estufas de pellets en realidad no tienen un mantenimiento muy complicado, siendo la principal acción a realizar, la retirada de la ceniza generada por la combustión del pellet, y rellenar el almacén interno de combustible. Esta tarea se realizará cada dos o tres días, aproximadamente y dependiendo del uso intensivo que se le pueda dar a la caldera. En caso de necesitar temperaturas más elevadas y durante más tiempo, es lógico que el vaciado de la ceniza y la reposición de pellets pueda tener que realizarse con una mayor frecuencia.

Los conductos también deben llevar su pequeño mantenimiento, para asegurarnos una mejor evacuación de los humos, para un mejor reparto del calor, para mejorar la vida de nuestra estufa y sacarle así una mayor rentabilidad. Si los conductos estuvieran atascados por alguna causa, el calor no se repartiría de la mejor manera y habría que hacer trabajar más a la estufa con el consiguiente mayor consumo de combustible. En cuanto a los conductos de salida de humos, es por evitar que la habitación se nos llene de humo, con su consiguiente riesgo para la salud. Esta limpieza debe realizarse como mínimo una vez al año, aunque si detectas cualquier problema, lo lógico es revisarlo para descartar posibles atascos o roturas.

La revisión de juntas o gomas que se hayan podido deteriorar por el calor o por el paso del tiempo también deben ser un elemento a revisar para evitar posibles roturas o averías en un futuro, de las cuales, ya tendría que hacerse cargo un técnico.

Esperamos que conocer el funcionamiento de este tipo de estufas te haya resuelto las posibles dudas a la hora de decidirte por la compra de una de ellas.

Si quieres conocer los modelos que mejor se adaptan a tus necesidades, ven a conocer las que tienes disponibles en nuestra página web, seguro que alguna se ajusta a lo que necesitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *