Consejos que debes considerar antes de comprar tu leña

Si deseas comprar un equipo de calefacción en nuestra web de venta de estufas online, entonces hay ciertas cosas que deberías conocer con anterioridad, para que éste te funcione perfectamente. Como sabrás, la leña es uno de los combustibles más populares y más usado por las chimeneas y estufas, al menos claro, que estas sean de gas o eléctricas, hoy te vamos a dar algunos consejos que debes considerar antes de comprar tu leña, de esta forma, su rendimiento será mucho mayor y satisfactorio, esperamos que lo que te decimos en este post te sea de mucha utilidad, así que sin más preámbulos, comencemos.

¿Qué tipo de madera usarás?

Como te decíamos, si quieres tener una chimenea o estufa en tu hogar, es importante que tenga en cuenta algunas recomendaciones que deben estar guiadas por parte de expertos en el tema, por ejemplo, estos te dirán cuál es el mejor lugar para que puedas ubicar el equipo de calefacción, y de esta forma evitar accidentes; además, deberás leer con sumo cuidado y prestando mucha atención a las instrucciones que vendrán con tu producto, acá debería indicar cuidadosamente qué tipo de combustible es el más apropiado, recuerda, no todas funcionan con leña, algunas lo hacen con biomasa como los pellets, otras con bioetanol y otras son eléctricas.

Uno de nuestros primeros consejos que debes considerar antes de comprar tu leña es saber qué tipo necesitarás y para qué. Primero, debes saber que existen dos tipos de maderas, las blandas, como el pino, son utilizadas para encender de forma más rápida el fuego, ya que estas hacen la combustión de forma más ligera, también tenemos a las duras, como el roble, las cuales están destinadas a mantener las llamas ardiendo.

Para tu chimenea, lo ideal es que compres un poco de madera blanda para encender el equipo y luego usa madera dura como el roble o la haya para mantener y avivar el fuego. Si en cambio buscas leña para una barbacoa, deberás tener presente los aromas, la madera de naranjo es ideal para paellas, mientras que unos sarmientos para las chuletas de cerdo quedarán muy bien. Esto lo debes tener presente si la piensas recolectar por tu cuenta.

Recomendaciones antes de que adquiera la leña

Antes de que estés pensando en llevar leña a tu hogar, deberás pensar con detenimiento en qué lugar la ubicarás. La madera es un material pesado, así que el sitio en donde las colocarás deberá ser (o tratar de que sea) fijo, estar cubierto y lo más cercano posible a la zona donde vayas a realizar la combustión. Trata de que el espacio también sea accesible a la empresa que puede distribuirte la leña a tu vivienda, si el acceso es cómodo, el tiempo de descarga será mucho menor, en cambio, si el camino es tortuoso o hay muchas escaleras, el tiempo será mayor. Ten en cuenta que el período de venta de leña es corto y las empresas que distribuyen entregan el mayor número de pedidos que les sea posible.

Piensa también en la cantidad de leña que deseas comprar, normalmente, mientras más adquieras, menor será el precio de esta, pero consideta también que, lo ideal es que adquieras la leña que vayas a consumir en la temporada y que al final, no quede un sobrante, que a la larga, puede generar residuos de suciedad por el proceso de secado, además que servirá como hogar a algunas plagas como las termitas, escorpiones, cucarachas, etc.

Podrás adquirir sacos de leña si eres un pequeño consumidor que sólo la usarás en pequeños eventos como fiestas de barbacoas o reuniones decembrinas; estos sacos consisten en leña envasada y dosificada de primera calidad que se entrega a domicilio.

La leña que se ofrece en los surtidores de combustible normalmente es de mala calidad, tienen mucha humedad y son verdes, por lo que te costará encenderla y además, suelen venderla a precios muy altos, así que debes estar pendiente de esto. Lo mejor que podrá hacer es comprarla en una empresa especializada que le permita ver el género de la madera, desconfíe de los camiones que pasan tocando las puertas y le ofrecen Amazonas por solo algunos euros, ya que la calidad de estas es muy mala, lo que hacen es mezclar maderas, no pagan seguro social o impuestos y no desean la plena satisfacción del cliente.

Algunas cosas que debería saber

¿Cuándo es necesario comprar leña? Realmente esto dependerá de tu consumo, si por ejemplo, eres un gran consumidor, digamos que de 100 kilos al año, entonces es recomendable que la adquieras a finales del verano. Los meses de septiembre y octubre son buenos para la eso, ya que la madera está en perfectas condiciones para su consumo. Si esperas a los meses más duros de invierno, podrás sufrir retrasos o que la leña llegué mojada a tu hogar debido a las ventiscas heladas

Otro de los consejos que debes considerar antes de comprar la leña es quién va a colocarla. Normalmente son los clientes los que hacen esto a modo de ahorrar en costos, pero ahora se está haciendo normal que las empresas de distribución escojan el lugar de ubicación de la madera, sin embargo, esto tiene  un precio adicional.

La forma más habitual en la que se vende la leña es por kilos o metros cúbicos, sin embargo las tendencias del mercado se están enfocando hacia la venta paletizada o big bag. Dirígete siempre a empresas que sean serias y reconocidas dentro del mercado de venta de leña de modo que no te engañen y termines pasando un mal rato. La humedad de la leña ideal es de 20%, mientras más agua tenga, más difícil será el encendido y producirá más creosota u hollín, así que por precaución es bueno que inviertas en un kit deshollinador.

Esperamos que estos consejos le hayan sido de mucha utilidad, ¿Piensa seguirlos? ¿Cree que son importantes? Esperamos que sí, a fin de cuentas, esto garantizará un mejor funcionamiento de su chimenea y usted estará más satisfecho, ¡recuerda siempre escoger la leña de mayor calidad!. Si este post te ha gustado, envíanos tus comentarios y compartelo a través de tus redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *