arboles ideales para obtener buena madera

Elegir leña es fácil, pero este término no se asemeja con la palabra “cualquiera”. Hay que saber cuáles son las más idóneas para emplearlas como combustible en la chimenea, estufa o caldera, por eso, en tu web Venta de Chimeneas Online te mostraremos los árboles ideales para obtener buena madera. Así sabrás elegir la que te convenga.

La densidad de la leña

El tipo de madera que provenga de ciertas especies de árboles es lo que va a ser determinante para una óptima quema de leña. Por lo general, mientras la madera tenga mayor densidad aumenta de forma considerable el valor de la misma. ¿Cómo se mide la densidad? Evaluando una cantidad de elementos como el agua, fibra leñosa, resina y las cenizas; todo esto dirige a la conclusión de que las leñas duras son las mejores que puedes utilizar en casa para tu estufa o chimenea.

La dureza, a diferencia de las clasificadas como blandas, permite que la madera rinda más tiempo ya que el proceso de combustión es lento y genera más energía calórica. Si bien los árboles asociados a estas características crecen lentamente en espacios abiertos, sorprenden con la capacidad para competir en los bosques. A la larga, esa competencia deriva en una mejor contención de los agentes contaminantes en el aire como el dióxido de carbono (CO2).

Ahora sí, veamos algunas especies idóneas para que las uses en tu sistema de calefacción.

¿Cuáles son los árboles ideales para obtener buena madera?

Los troncos de los árboles frondosos hacen que el gas que se crea en el interior del mismo sea expulsado rápidamente; esto trae consecuencias positivas porque disminuyen las chispas repentinas que provocan accidentes.

El Roble

Es de grano grueso, recto y cuenta con gran textura. Su altura oscila entre los 19,81 a 25,91 metros por lo que necesitan a adueñarse de mucho espacio para poder extenderse bien. Es bastante densa, entonces, provoca que la tarea al cortarla se vuelva difícil. Se le pueden ver los anillos de crecimiento ya que los tiene muy marcados; es útil para labores inherentes a la carpintería, ebanistería, tornería, etc.

Si vas a usarla por primera vez o pretendes usarla recién cortada te hacemos la advertencia de que esta madera, a diferencia de otras, debe permanecer descubierta al menos dos años para que en los momentos de lluvia desprenda unas sustancias denominadas taninos. Posteriormente, se debe resguardar otro tiempo largo para que funcione al 100%. ¿Es mucho tiempo? Puede que sí, pero garantizas en invierno una fuente de energía perfecta para mantener el cuerpo cálido y duran mucho. Si vives en sitios húmedos, con suelos arenosos y donde las riberas forman parte del paisaje será sencillo encontrar este tipo de árbol.

El haya

Es junto con el roble de las leñas más demandadas en España. Posee una cualidad robusta y el tallo alcanza una altura de 30 o 40 metros. La corteza es lisa y fina. En la zona mediterránea, crecen en los suelos de montaña definidos por constantes temporales de lluvia (requiere, por lo menos, 900 litros para que su desarrollo sea el adecuado) y un clima suave.

Es bastante recomendable utilizar la madera de la haya ya que no tarda en secar y se obtienen con facilidad, además, es normal su cambio de color con el tiempo, al principio es amarillenta, luego se vuelve rojiza. Su poca resistencia a la humedad conlleva a que se conserven bajo abrigo para que mantengan su capacidad de emanar grandes cantidades de calor y sean un excelente combustible.

El olivo y fresno

¿Sabías que el olivo con mayor registro de antigüedad en España cuenta con más de 1700 años de existencia y está en Ulldecona? Nuestro país es uno de los principales exportadores de los productos derivados de este árbol como el aceite de oliva. Usualmente, en la Comunidad Valenciana y al sur de España.

Existen distribuidoras y tiendas madereras que ofrecen leña seca de olivo elaborada a partir de diversas cepas en trozos con tamaños de 50 x 25 cm, pero dependiendo de lo que te convenga puede variar.

El fresno se divide bien, genera poco humo y es una alternativa recomendable para encender fuego. Si tomamos como ejemplo la Unidad Térmica Británica (BTU), uno equivale a la cantidad de calor requerida para incrementar la temperatura del agua a 1°F (-17,2°C), este tipo de leña produce 20 millones de BTU que es una cifra excepcional si vas a adquirirla.

Otras opciones son: el naranjo, carpe, encina y el nogal. De acuerdo con las condiciones climáticas y de cultivo del lugar donde te encuentres serán más o menos accesibles.

El almacenaje es importante

La manipulación de la leña integra el corte, almacenaje y secado de la misma; todos los elementos influyen en el nivel de humedad. En invierno, la savia de los troncos desciende y no hay excesiva humedad en ellos.

Un punto importante es un espacio de almacenaje que proporcione excelente circulación de aire, no exista contacto con el suelo y le coloques a la leña recolectada una protección impermeable que la cubra de precipitaciones, de esta manera, se secará mejor.

En Venta de Chimeneas Online te hemos traído los árboles ideales para obtener buena madera. Ten en cuenta estos consejos a la hora de escoger porque te asegurarás el combustible propicio para tu sistema de calefacción. Déjanos cualquier duda y no olvides compartir el contenido en las redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *